lunes, 7 de junio de 2010

Belén Reyes

Querida Belén:

Dentro de poco hará dos años que, desconsolada, me decidí a contactar contigo. Mi pena, que tenía arreglo, me traía de cabeza. Soy timida, lo sé y no me importa... Al menos, ese día no me importó. Recuerdo como te contaba que en una de mis seis mudanzas en Madrid, perdí un libro tuyo al que tenía mucho cariño; "Ponerle un bozal al corazón". Recuerdo, aún como si fuese ayer -a pesar de que hayan pasado años y años- la primera vez que te escuché recitar un poema por la radio, fue en el programa de Cadena Dial "Océano Pacífico". Recuerdo, a pesar del tiempo, el poema. Era "Cosas que me dan pena". Me hiciste reir, me gustó la sensación de que a las 2.30 de la mañana una poesía consiguiese sacarme una sonrisa en lugar de unos bostezos. Al poco de esa aparición en la radio, me compré tu libro. Años más tarde, después de leerlo y releerlo, lo perdí. Al volver a las librerías a por el en todas el cartel de "descatalogado" me daba en las narices. Entonces, ese día, después del cruce de cables en mi cabeza, probé suerte y escribí un email a una web que hablaba sobre ti. Y me contestaste. Y me entendiste... Y me mandaste "Ponerle un bozal al corazón" dedicado por ti. Mucho más especial que el primero si cabe... :)

Ya me licencié. Ya soy periodista. Crecí. Y todo ello con tus poemas como libro de cabecera. Gracias. Yo te puedo ofrecer menos que lo que tú en su día me diste a mi, un "gracias" muy sincero y esta entrada de mi blog.

Te sigo leyendo.

Azahara.

"El capital está en el corazón, no en el Banesto. No hay especulador que entienda esto" (B. Reyes).



Enviado desde mi BlackBerry® de Vodafone

1 comentario:

  1. gracias por tus palabras
    un abrazo
    belen reyes

    ResponderEliminar